Cómo cultivar champiñones en casa

Cómo cultivar champiñones en casa

Los champiñones son, quizá, el tipo de hongo más conocido y consumido por los seres humanos a lo largo y ancho del planeta. Cultivar champiñones en casa siempre es una buena idea. Y es que además de estar buenísimos, son bajos en calorías y muy ricos en minerales, los que los hace unos candidatos buenísimos para dietas hipocalóricas.

Eso sí, advertimos que cultivar estos hongos no es tan sencillo como, por ejemplo, cebollas. Para cultivar champiñones necesitaremos algunos materiales menos convencionales.

Para cultivar champiñones en casa necesitarás

  • Caja de poriexpán como esta.
  • Compost (puedes comprarlo o hacerlo en casa siguiendo las instrucciones de este post).
  • Turba o mantillo.
  • Posos de café. Con un poco bastará.
  • Paja. Puedes hacerte con ella en cualquier tienda de animales.
  • Micelio en grano o lo que es lo mismo, semillas de champiñón. Puedes conseguirlas aquí.
  • Papel film.
  • Spray pulverizador.
  • Agua.

Antes de empezar a cultivar champiñones, tienes que tener en cuenta que estos hongos, al no encontrarse dentro del reino vegetal (ni animal, por supuesto), requieren de unas condiciones muy distintas al resto de plantas de las que hablamos en este sitio.

Los champiñones son hongos del tipo saprófito, esto es: que se alimentan de materiales orgánicos en descomposición. Por eso, deberemos proporcionarle un hábitat que favorezca este tipo de alimento con unas condiciones de calor y humedad que permitan que el hongo colonice la materia orgánica que también habremos de proporcionarle.

Cómo cultivar champiñones en casa paso a paso

Antes de empezar el proceso de cultivo, te recomendamos lavarte bien las manos y tener cuidado de no estornudar ni toser durante el proceso. De esta forma, te asegurarás de no contaminar el entorno de cultivo.

¿Ya tienes las manos limpias y secas? ¡Pues empezamos!

  1. En un cubo o barreño grande, mezcla la paja con la turba o el mantillo y los posos de café.
  2. Coloca esta mezcla en la caja de poriexpán. Cuanto más la llenes (sin desbordar, claro), más alimento tendrán tus champiñones.
  3. Espolvorea los granos de micelio de champiñón por la superficie.
  4. Humedece (¡pero no empapes!) el mantillo o la turba.
  5. Cúbrelos con, más o menos, unos 2cm de mantillo o turba.
  6. Si no está del todo húmedo, rocía un poco de agua.
  7. Tapa tu caja y espera.

Durante la próxima semana, tendrás que asegurarte de que el interior de la caja está húmeda ayudándote de un spray para rociar agua cada vez que lo notes seco. En este punto, es importante que durante los próximos días no caigas en la tentación de levantar la tapa muy a menudo para ver cómo va la cosa. Los micelios necesitarán de absoluta oscuridad para empezar a crecer.

Después de estos 7-10 días, tendrás que abrir una ventana en la tapa de la caja y tapar con papel film para dejar que entre la luz poco a poco en la caja y para vigilar el crecimiento de tus champiñones. Procura que la luz llegue de forma indirecta.

A partir de aquí, ya solo queda seguir manteniendo la humedad de la caja y ser paciente. ¡En apróximadamente un mes, ya tendrás champiñones maduros de unos 6cm de diámetro!


como cultivar champiñones en casa

Cómo cultivar champiñones en casa

Los champiñones son, quizá, el tipo de hongo más conocido y consumido por los seres humanos a lo largo y ...
Leer Más